LA AMBICIÓN: EL ENEMIGO NÚMERO UNO DEL JUEGO ONLINE

Hay dos tipos de jugadores en las mesas de los casinos: Los buenos jugadores y los malos. Estos últimos se caracterizan por no respetar ni conocer las reglas del juego, y suelen acabar pagando muy cara su osadía. Esto suele ocurrir de diversas maneras: Acumulando grandes deudas, perdiendo mucho dinero o cayendo en la temida enfermedad de la ludopatía. Básicamente se definen como hombres y mujeres que ven en el juego una manera rápida de ganar dinero y que viven en su propio mundo, pensando que esto es simple cuestión de suerte, cualidad que, obviamente, dan por descontado ellos poseen. Eso les lleva a arriesgar más de lo debido, a confiar en que una buena racha seguirá a una mala, y en definitiva, a pensar que cuanto más tiempo pasen en la mesa, antes o después su dinero acabará volviendo a sus manos. Y fallan estrepitosamente.

El buen jugador, por el contrario, sabe en que entorno se mueve, y se hace responsable del desarrollo de su juego. A diferencia del anterior, es consciente de que el azar juega un papel importante, pero que la estrategia, la mentalidad y el autocontrol son pilares tan fundamentales como aquélla, y por lo tanto, los tiene en cuenta. Un buen jugador tiene la certeza de que en la mesa de juego no hay mayor enemigo que uno mismo y su propia ambición. Por lo que da todos los pasos necesarios para que sus partidas en el Bingo online, o en la Ruleta online, o en el Blackjack, o en el Póker, sigan siempre la dinámica o el guión que ha preescrito con anterioridad. Hace de ganar una rutina, cimentada desde el comienzo en los pequeños beneficios que puede controlar en lugar del golpe de suerte ocasional que rara vez tiene lugar. Y por supuesto, más allá de conocer sus límites e imponerse unas normas, se adentra en este mundo a través de sites de calidad (como Botemanía o similares) que reúnan las condiciones de seguridad que el medio online puede ofrecer. Y sí, empieza jugando gratis para coger experiencia antes de lanzarse al ruedo.

Entender esto, y respetarlo, es la primera norma del juego en general y del juego online en particular. Queda en manos de cada uno decidir qué tipo de jugador quiere ser. Y lo demás…lo demás es suerte.

 

Casino recomenado